Crecer profesionalmente duele

Actualizado: 25 oct



La palabra "duelo" se asocia a muerte, pérdida y situaciones adversas. Y eso es cierto. Sin embargo, el duelo también es parte del proceso de crecimiento.

Para crecer hay que soltar (personas, lugares, rutinas, confort, conocimientos) y además, es necesario dejar atrás a quienes fuimos. Y eso duele.

Me he encontrado con que algunos de los grandes obstáculos para crecer son el miedo a transitar el dolor de dejar ir, el miedo a la incertidumbre del futuro (aunque sea prometedor), el miedo a que nuestros sueños se hagan realidad.

En mi propia vida y la de las colegas que acompaño en mentoría he notado que los duelos profesionales son más frecuentes de lo que somos conscientes. Este tipo de duelo se activa cada vez que atravesamos una pérdida o cambio en el área laboral, sea consciente o inconsciente, inesperado o planeado, positivo o negativo.

Uf! Una vez hice la lista de mis duelos profesionales y salieron más de los que me imaginaba. La mayoría no los había hecho conscientes, varios seguían atorados y repercutiendo en mi presente. Uno de los más grandes fue cuando hice el cambio hacia un paradigma no centrado en el peso, eso lo conté en este episodio del podcast.

Aunque yo sabía que ese cambio era lo que yo quería, aunque implicaba un crecimiento enorme, dolió, dolió muchísimo.

Tener mi propio negocio y formar un equipo, ha sido un viaje fantástico, retador y doloroso.

¿Por qué el duelo es necesario para crecer?

  • Porque permite hacer un espacio para sentir todas las emociones que surgen ante los cambios.

  • Porque nos permite despedirnos de lo que dejamos atrás.

  • Porque nos invita a reflexionar sobre qué dejamos ir porque ya no sirve para el futuro y qué queremos conservar porque es útil.

  • Porque nos ayuda a capitalizar los recursos, aprendizajes y habilidades que hemos ido acumulando para aplicarlos en la nueva realidad.

  • Porque nos ayuda a entender que estamos en proceso y que la transición hacia lo nuevo se dará al ritmo que se tenga que dar.

  • Porque nos permite mirarnos con compasión y soltar así culpas, arrepentimientos, idealización o perfeccionismo.

  • Porque nos permite identificar miedos, y así trabajarlos.

  • Porque nos da el espacio para integrar una nueva identidad y un nuevo proyecto de vida.

  • Porque nos ayuda a conectar con otros. En el momento en que podemos nombrar que estamos en duelo, nos damos cuenta que muchas otras personas también, que hay quien sabe acompañar esta transición, y eso es súper sanador.

El duelo no es nada más dolor, rabia o tristeza, es también el gran espacio interior para reinventarnos y crecer.

Te invito a escuchar el episodio 321 de mi podcast donde hablo a más detalle sobre qué es el duelo profesional, cómo podemos saber que lo estamos atravesando y algunas experiencias laborales que pueden activar este tipo de duelo.

Si estás en duelo, te invito a mi taller vivencial DUELO PROFESIONAL un taller único en su tipo para trabajar, en comunidad, este duelo. Información aquí.

¿Estás atravesando duelo profesional? ¿Te resuena esta información?

Déjame un comentario


Con cariño,


Ana Arizmendi

Ana es psicóloga y directora de Psicoalimentación®


31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo